Curriculum

Buenos Aires, 1962. Vive y trabaja en Buenos Aires, Argentina.

Artista de reconocida trayectoria, Silvana Lacarra es una investigadora consecuente en torno a los nexos dinámicos que surgen entre las distintas manifestaciones formales de la abstracción y la sensibilidad efímera de los materiales comunes a los gustos, propiedades y preferencias estéticas de la sociedad. En estos engranajes desplegados a través de toda su trayectoria expositiva, Lacarra trae a la familiaridad de lo cotidiano toda la potencialidad ideal de la formulación abstracta, tejiendo con un renovado e inédito informalismo social, huellas indelebles que se desprenden desde las distintas maneras en que la estructura colectiva apreció e instauró el uso de determinados elementos en la decoración interna de sus propios procesos emocionales.

Desde 1992 ha llevado a cabo más de diez exposiciones individuales, siendo la más reciente Solos y duos en el Zabaleta Lab de Buenos Aires (2011), muestra en donde tejió inusitadas relaciones abstracto-sensibles y espaciales entre la madera, el aluminio, la alpaca y la fórmica. También ha participado en más de cincuenta muestras colectivas en instituciones como el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires, el Museo Rufino Tamayo de México, el Museo de Arte Latinoamericano de Los Ángeles, el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y el Museo de Arte Contemporáneo de Chile. Ha obtenido, entre otros reconocimientos, el Premio Nacional de Pintura de Banco Central de la República Argentina (2008, segundo premio) y el Premio Argentino de Artes Visuales (2006, primer premio), Fundación Osde.

Otro Audi pertenece a la serie del mismo nombre con la que recientemente Lacarra desarrolla la vía de nuevas metáforas causales; reminiscencia de una inquietud que le otorgó el diálogo con otro artista sobre la obra Jardíndel año 2011. Partiendo desde la luminosidad y las múltiples lecturas que se desprendían de sus orificios, la creadora abrió el campo a una ventana inusual; así nació Otro Audi, artificio consolidado como sensorialidad posible, mapa alterado de rutas focales, un encuentro con la velocidad, con los cambios de dirección: una obra que surge como intersección formal y conceptual, donde la pintura para autos reconstruye desde la referencia cotidiana, un dinámico campo fantasmal en la mirada del espectador, colmado de recuerdos y de nuevas asociaciones. 

Copyright © 2018 Beatriz Gil Galería. Todos los derechos reservados.
Un proyecto desarrollado por arteenlared.com