Punto de Quiebre

El Arte Contemporáneo Latinoamericano encuentra su punto de quiebre en BEATRIZ GIL galería

El próximo jueves 26 de junio a las 7:00 de la noche, la Galería Artepuy será reinaugurada con el nombre de BEATRIZ GIL galería, e iniciará una nueva etapa de su proyecto con una muestra titulada Punto de quiebre 16 ensayos latinoamericanos, donde se exhiben las propuestas de ocho artistas venezolanos que la curadora Lorena González ha enlazado en consonancia, confrontación y encuentro, con las piezas de ocho creadores de distintos países de nuestro continente.

Después de diez años de intensa labor realizada por la Galería Artepuy, como plataforma de compromiso tanto para creadores reconocidos como para jóvenes emergentes de las artes visuales venezolanas, surge BEATRIZ GIL galería con la renovación de su imagen gráfica a cargo de la diseñadora Teresa Mulet, la remodelación de su espacio expositivo situado en Las Mercedes, y una extensión en sus líneas de investigación que propiciará el intercambio entre artistas nacionales y sus colegas de la región latinoamericana, según explica su directora Beatriz Gil.

“Este nuevo espacio servirá de puente entre las investigaciones que sustentaron nuestras acciones desarrolladas desde 2004 y este nuevo espacio vinculado con el apoyo, la promoción y difusión de las diferentes manifestaciones plásticas del arte venezolano; con lo cual también se propondrán nuevas conexiones con los escenarios, las relaciones y las cartografías del arte latinoamericano más actual”, puntualiza Gil.

Punto de quiebre –que permanecerá en exhibición hasta finales de agosto– es el primer proyecto de BEATRIZ GIL galería, y reúne obras de los artistas venezolanos Deborah Castillo, Isabel Cisneros, Pietro Daprano, Pepe López, Cipriano Martínez, Jesús Matheus, Bernardita Rakos, y Marcos Temoche; así como de los extranjeros Joâo Castilho (Brasil), Rodrigo Echeverri (Colombia), Darío Escobar (Guatemala), Mauricio Esquivel (El Salvador), Silvana Lacarra (Argentina), Jason Mena (Puerto Rico), Nydia Negromonte (Brasil), y Cecilia Paredes (Perú).

Concebida a partir del desempeño del arte contemporáneo del siglo XXI, en el que la tecnología y el mundo web 2.0 ofertan ilimitadas aperturas a todos los participantes de la cultura global, la exposición Punto de quiebre mide y relaciona las propuestas visuales de dieciséis artistas de generaciones distintas y contextos latinoamericanos diversos, que se insertan en el desarrollo de estas aristas tan características de nuestra contemporaneidad, tal y como lo señala Lorena González en el texto de presentación de la muestra.

A su juicio, obras a partir de obras, productos de consumo, retazos culturales, trozos de film, objetos varios, material web, sonidos reeditados, estereotipos, reciclaje y apropiación, son algunas de las destrezas y mecanismos que determinan el arte más reciente.

“A través de tácticas diversas y con la expectativa única de responder y preguntar a través del arte, revisitan y escamotean lugares donde la fotografía, la pintura, el dibujo, la performance, el collage, el video, la instalación y la escultura, se enlazan como las bases de una acción en plena resonancia con los tránsitos vitales del contexto y la experiencia particular del yo dentro de los vaivenes virtuales y las huellas materiales del ser social”, afirma la curadora.

En Punto de quiebre, la ruptura con las formas y los medios tradicionales de ejecución formal y conceptual vienen a levantar una sucesión de crónicas visuales cercanas entre sí, en donde todos los artistas dispusieron sus proyectos como una jugada verbal, un enunciado iconográfico alrededor de las distintas temáticas generales que los agrupan y que también podrían conectarlos transversalmente.

“Es por ello que se ha usado la figura del ‘ensayo’ como núcleo central de descripción y reunión de los distintos entramados formales que cada uno ha aplicado para este primer encuentro; una apuesta curatorial que también funciona como un proceso abierto en el diálogo sostenido con ellos y que en ambos casos trabaja como un campo de investigación compartido, dando como resultado una cartografía amplia, plena de evidencias e incertidumbres, de discursos visuales transitivos, de engranajes implícitos y elementos fugaces que van tras esa imagen plural que está intentando narrar y narrarse frente a las fracturas -individuales y colectivas- que inundan las mudables verdades de nuestra cultura contemporánea” puntualiza Lorena González.

El público podrá visitar esta exhibición desde el 26 de junio hasta finales de agosto, en los espacios de BEATRIZ GIL galería, ubicada en la Calle California con Calle Jalisco, en Las Mercedes; en horario de lunes a viernes de 10:00 a.m. a 7:00 p.m., sábados de 10:00 a.m. a 4:00 p.m., y domingos de 11:00 a.m. a 2:00 p.m. La entrada es libre.

 

Copyright © 2017 Beatriz Gil Galería. Todos los derechos reservados.
Un proyecto desarrollado por arteenlared.com